Artículos del Trabajo de Titulación para la ENAT

 

No es lo mismo estar vivo en la vida real y cotidiana que estar vivo durante la representación. Los hechos de la vida, aunque en ocasiones puedan presentar situaciones y sucesos sorprendentes, impactantes, a veces simbólicos e incluso fantásticos, no dejan de pertenecer a ese espacio que conocemos como realidad. Estar vivo en el escenario durante el momento de la representación significa vivir una realidad alterna, construida gracias al trabajo creativo de todas las personas que intervienen en ese ámbito que conocemos como teatro, desde el dramaturgo hasta el sonidista. Esta nueva realidad, con su lógica artificial, determinada por reglas dramatúrgicas y de puesta en escena, supone el nuevo mundo en el que el actor ha de aprender nuevamente a comportarse, a moverse como si hubiera nacido en ese otro mundo, a hablar en el lenguaje que ahí se utiliza, a reaccionar ante los nuevos acontecimientos, o en pocas palabras, a vivir la ficción, que es como llamaremos a ese nuevo espacio de convivencia entre seres, humanos o no humanos, que son los personajes.

El dramaturgo construye su ficción, delinea las situaciones que han de vivir los personajes, dibuja el carácter de los mismos, crea el espacio, y todo esto empleando solamente la palabra escrita; sus lectores se involucran con su trabajo usando la imaginación. El arte del actor consiste en traducir esa ficción al lenguaje de la acción, en emplear su propio organismo en un escenario para tener los pensamientos y los deseos, para decir y hacer las cosas que están expresadas en las palabras del dramaturgo y que definen un personaje.

Todo lo anterior carece, claro está, de criterios de verdad, al menos de verdad científica. La materia de la ficción es netamente imaginativa, intuitiva; aunque para escribir o actuar sea necesaria una técnica, la creación pertenece al terreno de nuestro inconsciente, pero con claras y concretas manifestaciones en la realidad, a través de las obras tanto literarias como escénicas por hablar sólo de teatro. La verdad de la ficción también es artificial, la crean los actores y los espectadores a través de una convención. La cita se da en un lugar determinado, un espacio diseñado básicamente para que, por un lado, haya un grupo de espectadores dispuestos a observar y creer como ciertas, sabiendo que son falsas, las cosas que pasan en el otro lado, donde un grupo de actores hacen con convicción cosas que, en realidad, saben que no están haciendo. Esa es la convención, es simple pero en su respeto se fundamenta la historia no sólo del teatro y de muchas de las actividades humanas que tienen que ver con el hecho de asumir roles. Estos observadores provenientes de la vida real y cotidiana y a la cual volverán después de haber sido testigos de la historia que sucedió en el escenario, habrán repetido un antiguo patrón de comportamiento humano, el de comunicación y aprendizaje a través de la contemplación de imitaciones de otras personas. Y tal vez aquí quepa abrir un paréntesis para mencionar lo dicho por Aristóteles en su Arte Poética con respecto a los orígenes de la Poesía.

“En total, dos parecen haber sido las causas especiales del origen de la Poesía, y ambas naturales: 1. ya desde niños es connatural a los hombres el reproducir imitativamente; y en esto se diferencia de los demás animales: en que es muy más imitador el hombre que todos ellos, y hace sus primeros pasos en el aprendizaje mediante imitación; 2. en que todos se complacen en las reproducciones imitativas.

(…) Y la causa de esto es que no solamente a los filósofos les resulta superlativamente agradable aprender, sino igualmente a todos los demás hombres, aunque participen estos de tal placer por breve tiempo. Y por esto precisamente se complacen en la contemplación de semejanzas, porque mediante tal contemplación, les sobreviene el aprender y razonar sobre qué es cada cosa, por ejemplo: “éste es aquél”, porque, si no lo hemos visto anteriormente, la imitación no producirá, en cuanto tal, placer, mas lo producirá en cuanto trabajo o por el color o por otra causa de este estilo.”[1]

Para el actor, el hecho de mimetizar lo otro también tiene una raíz antigua y profunda que se remonta hasta la formación de las distintas culturas de la humanidad. La historia del actor, si se quiere, puede abarcar desde los primigenios magos, chamanes y profetas, pasando claro por los rapsodas, juglares, saltimbanquis y demás actores de cualquier método, contando además en la actualidad, aparte del teatro en si mismo, con el cine y la televisión, en los que no por ser puras imágenes proyectadas en una pantalla deja de creer el espectador que lo que está viendo es verdad.

Es este testigo de la ficción el que cierra el círculo de comunicación que la representación teatral supone. Responde a la nueva realidad que se le presenta con su identificación, su comparación, su análisis, su crítica o su rechazo y en el mejor de los casos, con la transformación que en él opere después de haber asistido a esa función. Aunque como diría Brecht en su Pequeño organón, el teatro no necesita otra justificación más que el placer que nos procura.

Así, el actor es aquel artista cuyo arte se basa en vivir durante un lapso determinado una vida que no es de él, pero que ha construido en pensamientos, gestos y acciones, mientras es observado por un grupo de gente que no conoce. Todo cambia para el actor en virtud de esta relación con el público, su sensación del tiempo y del espacio, su gestualidad y su calidad de movimiento, lo que piensa y siente, lo que cree. Todo comienza a regirse bajo la lógica de la ficción que pretende crearse en escena; es por eso que el actor debe ser alguien con la suficiente flexibilidad física, mental y emocional para transformar su comportamiento, en ocasiones en algo radicalmente contrario a lo que se presenta en la realidad.

Miguel Ángel Canto


[1] La Poética, Aristóteles, Tr. Juan David García Bacca. editores mexicanos unidos,2ª edición 1989

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s