Reporte de actividades del curso de Dirección V, ESAY, febrero – junio 2010

El curso se planeó a partir de la experiencia con los proyectos del semestre anterior, en el que se desarrollaron escénicamente ejercicios de dramaturgia de cada uno de los alumnos, así como proyectos completos de puesta en escena de obras cortas de autores mexicanos del siglo XX a la fecha. Así para este curso los alumnos pondrían nuevamente en juego la habilidad para jugar con los elementos del drama y apoyándose en la postura que mira al teatro clásico como una posibilidad de experimentación y encuentro con un lenguaje fresco y profundamente enraizado en la experiencia humana, que habla no sólo de su época, sino que con mayor fuerza, de la nuestra; se lanzarían a realizar proyectos de puesta en escena que incluyeran la intervención dramatúrgica de una obra de entre los períodos Clásico Griego, Isabelino, Siglo de Oro y Clásico Francés, creando espectáculos de aproximadamente una hora de duración. Tal fue la tarea planteada para la conclusión del semestre.

Para lograr este objetivo se sugirió el siguiente plan de actividades:

I

Ejercicio de acercamiento al teatro y ritual.

Ejercicio en el que a través de diversas significaciones dadas a objetos, movimientos y textos que se encontraron a partir de una exploración en el entorno de la escuela, buscándolos a través de la premisa de cuestionarse la idea de “inicio y final”; se elaboró un ritual escénico basado en la “trayectoria de un héroe” que cada uno inventó y en cuya historia se condensaron las reflexiones hechas en el ejercicio de exploración. Este ejercicio sirvió para tener una experiencia sobre las primitivas raíces del teatro y el papel que tiene en la concepción del mundo que nos rodea y nuestra relación con él. Cada uno, incluido el profesor, presentó su ejercicio a los demás miembros del grupo como una ofrenda para el buen inicio de los proyectos que cada uno llevaría a cabo.

II

Taller de Commedia dell’Arte

Considerando la gran influencia que tuvo la Commedia dell’Arte en el teatro occidental desde el Renacimiento hasta nuestros días, así como el impulso transformador en los aspectos cultural y social que le dio origen y progresión -teniendo como base la lectura y discusión del libro del dramaturgo, actor y director italiano Darío Fo, Manual mínimo del actor, así como exposiciones sobre diversos materiales por parte del profesor- se desarrolló entre los miembros del grupo un taller sobre diversas herramientas empleadas por los cómicos dell’Arte en la creación de sus personajes y la elaboración de sus historias. Cada uno de los alumnos planeó y condujo dos sesiones de dos horas de taller, con el fin de elaborar estrategias y juegos actorales para llevar a escena el “paso” de El rufián cobarde, de Lope de Rueda, autor en cuya obra se condensa, desde la perspectiva española, la temática, la tipología de los personajes y el espíritu de improvisación y juegos escénicos claves de esta tradición teatral. El ejercicio escénico, surgido plenamente de las exploraciones propuestas en la sesiones de taller, actuado, producido y coordinado en un trabajo conjunto entre los cuatro alumnos, sirvió para poner en juego la propia disposición y energía actorales, así como la propuesta de estrategias para generar en el actor la creación de gestualidades, calidades de movimiento y acciones físicas con una estilización específica, acordes al texto y recreadas a partir del contexto del autor y de la obra. A través de la actividad teórica y de reflexión se encontraron también muchos de los vínculos por los que se relacionan los períodos del teatro que cada uno abordaría en su proyecto final, y lo más importante, su relación con la práctica actual del teatro. El rufián cobarde se presentó en el marco del Día Mundial del Teatro que se celebró en la ESAY el 27 de marzo de 2010.

III

Proyecto de puesta en escena.

El ejercicio final consistió en el desarrollo de un proyecto de puesta en escena en el que se trabajaría con un texto del teatro clásico. Este proyecto constaría de cuatro áreas de trabajo: Investigación, Conceptualización, Dramaturgia y Montaje escénico.

Después de un breve período de lectura y selección de los textos adecuados para los períodos del teatro que se abordarían, estos quedaron establecidos de la siguiente manera: Anahí Alonzo trabajaría sobre La trágica historia del Doctor Fausto de Christopher Marlowe; Luger Escudero, Edipo Rey de Sófocles; Edwin Mendoza, El alcalde de Zalamea de Pedro Calderón de la Barca y Ulises Vargas trabajaría sobre Horacio de Corneille.

El proceso de trabajo comenzó con el área de investigación, en la que se recopilaron los datos pertinentes acerca del autor y su obra tratando de entender y exponer el contexto socio-cultural así como la situación del Arte teatral en los que se desenvolvieron. A la par de esta investigación y exposiciones, los alumnos fueron elaborando en coordinación con su trabajo en la materia de Análisis de texto, las propuestas de lectura que darían a la obra, es decir, los puntos de interés que consideraban en su estructura y el enfoque que le darían en su adaptación; la investigación y la relación personal de cada uno con la información recopilada, la percepción de nuestro propio contexto y un arduo trabajo creativo llevaron a cada alumno a sus primeros bocetos dramatúrgicos en los que ya estaban decididos ciertas situaciones y personajes que intervendrían en la acción. En coordinación con la materia de Producción se fue elaborando el concepto general de la puesta en escena, en donde terminaron de definirse el lugar de la representación, el espacio escénico, los objetos y el vestuario. El ambiente musical y sonoro se empezó a definir también a través de la materia de Sonorización.

El trabajo de adaptación necesario para cumplir con el tiempo propuesto de aproximadamente una hora de espectáculo podía ser desde una simple selección de escenas, pasando por la síntesis de la trama hasta la versión libre a partir del original; el impulso y la relación de cada uno con el texto encomendado, además de las consideraciones entre el número del reparto y la producción, determinarían las características del trabajo dramatúrgico que emprenderían. Así, Anahí se centro en la relación de Fausto y Mefistófeles para transportar su conflicto de tentación y ambiciones al entorno y mundo interno de un genio matemático vagabundo de la ciudad de Mérida que enredado en sus fórmulas y teorías tiene ocasión de ceder ante sus propios deseos de poder; Luger decidió condensar la trama de la tragedia resaltando la tensión y progresión dramáticas y el espíritu impulsivo y las contradicciones en que cae el personaje de Edipo en su imprudente búsqueda de la verdad; Edwin, a través de los personajes femeninos de la obra y su distinto carácter, propuso una analogía y diálogo entre las situaciones de la obra de Calderón de la Barca con sucesos recientes en la ciudad de Mérida a raíz de la visita del entonces presidente Bush y su despliegue de seguridad para encontrarse con el presidente Calderón y tratar asuntos entre México y EU; Ulises propuso reflejar la violencia que se ejerce entre iguales y las relaciones familiares puestas a prueba en el contexto de la guerra y las razones de estado que propone Corneille en su obra, hablando también del conflicto actual que envuelve a México en su “guerra contra el narco”, sugiriendo una versión en la que la voz de los actores y su relación con la temática de la obra se entrelaza a la estructura conectando el pasado y el presente, expresando cuestionamientos, señalando intensiones, estableciendo la relación de la obra con el espectador.

En cada proyecto se emplearon distintas estrategias en el trabajo con los actores y en todos los casos el trabajo de dramaturgia tomó su forma definitiva a partir del encuentro con los actores. Cada uno trató de estructurar el trabajo de creación de personajes basándose en el análisis con los actores, compartiendo la información de las obras y sus contextos así como de las dramaturgias y las situaciones que en ellas se planteaban. En términos de gestualidad cada uno diseñó una serie de improvisaciones y exploraciones que ofrecieran al actor la perspectiva desde la cual abordar a su personaje.

Anahí planteó para su proyecto un proceso de observación y acercamiento a distintas personas en situación de calle del centro de la ciudad para generar la imágenes necesarias para construir al personaje de Don Justo, se trabajó también sobre varios ejercicios de improvisación que llevaron a construir todos sus antecedentes, así como la figura de hombre de negocios que asumiría Mefistófeles en la puesta en escena. El contacto con distintos espacios abandonados y el trabajo de exploración realizado en ellos fue otra área importante en el trabajo de creación de personajes; el espacio de representación en el patio de la Escuela fue intervenido y gradualmente construido por los propios actores. El trazo escénico y en general la estructura de las escenas surgió a partir de las distintas simbologías de la estrella de cinco puntas y su relación con los elementos tierra, aire, agua, fuego y espíritu; también a partir de estos elementos y ciertos conceptos del lenguaje matemático se fue creando a partir de improvisaciones y propuestas de la actriz un lenguaje propio para expresar la búsqueda científica de Don Justo.

Luger se planteó un proyecto realizado con actores de procedencias y niveles de formación distintos y les propuso un trabajo en el que tuvieran que representar, con excepción de Edipo y del Sacerdote, a dos personajes de la adaptación; esto requirió de realizar un trabajo gestual y de intensiones muy preciso, además de una amplia labor de unificación en la tonalidad actoral. Basándose en las teorías de trabajo actoral de Antonio González Caballero planteó una serie de ejercicios en la que los actores fueron encontrando las distintas características físicas y psíquicas de los personajes así como las principales zonas del cuerpo en las que éste se expresa. Las exploraciones llevaron a los actores a encontrar en sus impulsos los gestos que se convertirían en rasgos del personaje, esta gestualidad se iría ajustando hasta adquirir el control y contención adecuados. La idea del juego de ajedrez que apareció durante el proceso de trabajo llevó a cerrar bajo una clave muy precisa el concepto de la puesta y sirvió de guía para el trazo escénico, el espacio, el vestuario y la relación de estos con el actor y su personaje.

Edwin tardó un poco más en definir la estructura de su adaptación y se vio en la necesidad de modificar su reparto avanzado el proyecto, esto le llevó a llevar un proceso de trabajo con sus actrices un tanto apresurado, sin embargo se logró organizar de tal manera que su presentación final se dio en forma. El proceso de trabajo se enfocó en las áreas de discusión y postura ante los hechos ocurridos en Mérida, la definición de la tipología de los personajes, el trabajo sobre las relaciones y objetivos de cada personaje. En el plano grupal se trabajaron varias secuencias en las que coordinación y precisión jugaban un papel importante; también se requirió de las actrices el uso de planos distintos de ficción, ya que partes de la acción son narradas o se presenta una reflexión del personaje mientras la acción ocurre. Se trabajó también en varias propuestas para la resolución escénica de los personajes masculinos de la obra, el uso de objetos y la caracterización vocal fueron elementos explorados en este sentido.

Ulises organizó un proyecto en el que los actores se comprometieran vital y creativamente con el tema y los personajes tratados, para ello propuso una estructura en la que la voz de actor y su relación con la obra también fuera escuchada, así no sólo las escenas surgen en gran medida de improvisaciones sobre las diversas situaciones de la adaptación, sino que cada actor se encarga de elaborar un monólogo en el que se relaciona abiertamente con el público y aborda algún aspecto de su postura ante la obra y el tema. El trabajo sobre secuencias de acción que podían ser más o menos abstractas o estilizadas, cuyo impulso era hacerse preguntas sobre las circunstancias del personaje se fue transformando en la gestualidad, acciones físicas y presencia del personaje. El juego de la teja sirvió para conectar al grupo de actores y sintonizarlo en las ideas de la obra, las semillas de la teja de los actores se vincula en la obra a las semillas de Sabina. Se creó una puesta en escena de gran precisión, con un alto nivel de compromiso y riesgo en el terreno creativo, el vínculo que logran establecer los actores con los engranes de la ficción los llevan a entrar y salir de ella dejando clara la teatralidad permitiendo una reflexión más profunda del espectador.

Los proyectos tuvieron su presentación final en las siguientes fechas: Don Justo Salvador Edmundo, de Anahí Alonzo, el día 12 de julio de 2010 en el patio de la Escuela de Teatro; El invitado, de Edwin Crespo, el 14 de julio en La Casa de la Cultura del Mayab, Edipo Rey, adaptación de Luger Escudero, el 15 de julio en Tiovivo Teatro y Horacio o la implosión, de Ulises Vargas, el 17 de julio en área de lockers de la Escuela de Teatro. Cabe mencionar que la obra de Ulises, dada su calidad y valores como joven director,  fue seleccionada para formar parte de la programación de la XXXI Muestra Nacional de Teatro, celebrada en Guadalajara en noviembre de 2010.

Todos los proyectos llevaron a los alumnos a asegurar sus herramientas como directores así como a tener una clara organización de los elementos de la puesta en escena que deben irse generando en un proceso. La experiencia de enfrentarse a la adaptación de un texto clásico en condiciones de laboratorio les ofrece muchas posibilidades en el terreno teatral contemporáneo, así como una oportunidad de relacionarse a fondo con los grandes autores y aprender de su forma de mirar el mundo, encontrando cada alumno su propia voz como artista, hablando de nuestra propia época y entorno.

Coordinador del curso: Miguel Ángel Canto Peraza

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s